Monumentos de Sevilla

Monumentos de Sevilla Vista nocturna de la Plaza de España

La historia de la maravillosa ciudad de Sevilla es tan antigua como rica. A lo largo de sus más de dos mil años de vida, la capital andaluza ha estado bajo dominio romano, visigodo, musulmán y cristiano, recibiendo de todos estos pueblos una importante herencia cultural que ha dado forma a la ciudad que hoy conocemos.

Hay infinidad de lugares para visitar en Sevilla que muestran este legado cultural y conforman su rico patrimonio histórico. Edificios que se han ganado el derecho de ser contados entre los principales monumentos de España y que son visita obligada para quienes quieren conocer Sevilla a fondo.

Principales Monumentos de Sevilla

Entre los lugares emblemáticos de la capital hispalense hay monumentos de carácter histórico, religioso, militar y cultural. La mayoría de ellos forman parte del paisaje urbano del centro histórico de Sevilla desde hace varios siglos y jugaron un papel fundamental en la historia de España.

Monumentos de Sevilla Patrimonio de la Humanidad

El centro histórico de Sevilla alberga tres de los más importantes monumentos andaluces: la Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla, el Real Alcázar y el Archivo General de Indias. Su gran valor histórico y cultural fue reconocido en 1987 cuando entraron oficialmente a formar parte de la lista de Bienes Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Ninguna visita a Sevilla estará completa sin ver por lo menos estos tres monumentos que dan testimonio, como pocos, de la larga y convulsa historia de Andalucía y ayudan a comprender el carácter abierto, tolerante y alegre de sus gentes, producto de su rico sincretismos cultural y religioso.

Catedral de Sevilla y Giralda

La sola imagen de este grandioso templo cautiva a los visitantes. Pero aunque por fuera y por dentro es impresionante, no lo es menos su historia y todos los secretos que alberga. La catedral, cuyo nombre completo es Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla, es el mayor templo gótico del mundo y una de las catedrales de mayor tamaño que existe hasta hoy en día.

Este gigantesco templo de la cristiandad es único y muy diferente a todos los de su época. Tiene enormes proporciones y una, poco común, planta cuadrada que no responde a los cánones arquitectónicos tradicionales de la época, es decir, planta en forma de cruz latina. Esta peculiaridad se debe a que fue construida en el terreno que ocupó la gran mezquita musulmana levantada a mediados del siglo XII durante el dominio del imperio almohade.

El edificio de la catedral que contemplamos hoy, fue construido en el siglo XV y ampliado, restaurado y remodelado a lo largo de los siglos siguientes. En su interior guarda un rico patrimonio religioso y artístico; pinturas, esculturas, tallas en madera, vidrieras, retablos, un fabuloso órgano y 25 capillas entre las que destaca la Capilla Real que guarda los restos de importantes reyes de Castilla como Alfonso X, Pedro I y Fernando III.



Uno de los principales hitos durante la visita a la Catedral de Sevilla, es la tumba de Cristóbal Colón. Un impresionante monumento funerario guarda, desde 1902, los restos de quien fuera el descubridor de América.

Es imprescindible también la visita a las cubiertas de la Catedral, que permite caminar por los techos del templo, apreciar secretos de su arquitectura y disfrutar de la ciudad desde una perspectiva única.

Pero la Catedral de Sevilla forma un todo con su maravillosa torre-campanario, conocida familiarmente como La Giralda, y con el Patio de los Naranjos. La visita a la catedral no estaría completa sin la ascensión por las rampas que suben hasta lo alto de la Giralda, uno de los monumentos más importantes y queridos de la capital andaluza. La escultura que corona la torre a modo de veleta, es una figura femenina que representa “el Triunfo de la Fe”, y que es conocida familiarmente por los sevillanos como “el Giraldillo”.

El Real Alcázar de Sevilla

La palabra “alcázar” significa castillo o palacio fortificado, así que el Real Alcázar no es otra cosa que un castillo o residencia real y el de Sevilla se enorgullece de ser la residencia real en uso más antigua que existe en España.

No se trata de un único palacio, sino de todo un complejo monumental palaciego y quizá por ello con frecuencia se le denomine Reales Alcázares de Sevilla. Pero más allá de si se le nombra en singular o en plural, éste es sin duda uno de los principales monumentos de Andalucía.

La historia del conjunto del Real Alcázar de Sevilla se inicia allá por el siglo X, cuando el califa musulmán manda construir un nuevo recinto de gobierno. El edificio fue ampliándose con el paso de los años hasta convertirse en el centro de la vida administrativa y cultural de la ciudad.

Con la llegada de los reyes cristianos, el Real Alcázar se convirtió en sede del reino y todos los gobernantes que pasaron por allí fueron agregando palacios y otros edificios dentro del recinto amurallado. Destacan por ejemplo el Palacio Gótico de Alfonso X o el Palacio Mudéjar de Pedro I.

Un recorrido por los Reales Alcázares permite disfrutar no sólo de sus majestuosos edificios, que combinan diversos estilos arquitectónicos, sino de sus hermosos jardines llenos de fuentes de estilo árabe y estanques de agua, que refrescan y dotan al lugar de una magia especial.

Entre las dependencias del Alcázar de Sevilla, vale la pena visitar con detenimiento el Patio de las Doncellas, el hermoso Salón de Embajadores, el pequeño Patio de las Muñecas, el Oratorio de los Reyes Católicos, el Cuarto del Almirante y los monumentales Salones de Carlos V.

El Archivo de Indias

El tercer monumento de Sevilla reconocido como Patrimonio de la Humanidad es un grandioso edificio que da testimonio del poder que tuvo el Imperio Español sobre los vastos territorios conquistados en América: El Archivo General de Indias.

Creado por orden del rey Carlos III en 1785, con la finalidad de albergar de manera centralizada toda la documentación relacionada con los dominios españoles en el Nuevo Mundo, el Archivo de Indias ocupa el edificio que por más de un siglo había sido la Lonja de Mercaderes de Sevilla.

La riqueza documental del Archivo de Indias es absolutamente impresionante. Entre los miles de mapas y documentos sobre historia, geografía, cultura y comercio relacionados con las colonias, se pueden encontrar cartas escritas por personajes tan importantes como Cristóbal Colón, Hernán Cortés o Francisco Pizarro, entre otros.

Hasta el día de hoy, el Archivo General sigue siendo el mayor fondo documental que existe sobre la actividad de España en América y Filipinas. Una visita obligada para los amantes de la historia.

Otros monumentos importantes de Sevilla

Definitivamente hay muchos más monumentos importantes de Sevilla que vale la pena conocer, no sólo los que llevan el título de Patrimonio de la Humanidad. El número de edificios y lugares históricos que alberga la ciudad es enorme.

Afortunadamente Sevilla es una ciudad bastante fácil de recorrer, amable y bien comunicada, por lo que un paseo por sus lugares más emblemáticos es todo un placer, más si se combina con su deliciosa gastronomía y su animada vida cultural.

Por ejemplo, dando un relajado paseo por la orilla del río Guadalquivir, a pocos metros de la Catedral, se llega a la famosa Torre del Oro. Esta característica torre sevillana, que consta de doce lados y tres cuerpos, fue construida en 1220 como parte de las murallas de Sevilla que protegían el Alcázar en la época musulmana. Se la conoce como la Torre del Oro por su peculiar brillo dorado y en la actualidad alberga el Museo Naval de Sevilla.

Siguiendo por el río, en dirección a la plaza de Armas, está otro de los lugares más queridos por los sevillanos, la Plaza de Toros de la Maestranza. La tradición taurina en la ciudad se remonta al siglo XIII, por lo que forma parte inseparable de la cultura de Sevilla. La Plaza de Toros de la Maestranza es considerada una de las mejores plazas de España por su arquitectura y tradición.

Unos metros más adelante, pero cruzando el famoso Puente de Triana, vale la pena hacer una parada para admirar el Castillo de San Jorge y sus hermosas cúpulas cubiertas de azulejos de estilo sevillano. Poco queda de lo que fue la enorme fortaleza medieval que llegó a ser sede de la temida Inquisición Española, pero en sus ruinas subterráneas hay un interesante centro de interpretación y una exposición sobre esa oscura etapa de la historia.

Adentrándonos más en el centro histórico de Sevilla encontramos otro de los monumentos más visitados de la ciudad, la Casa de Pilatos, un impresionante palacio que realmente sorprende por dentro gracias a su hermosa combinación de estilos arquitectónicos y decorativos. En él se combinan el renacimiento italiano con el mudéjar sevillano para crear ambientes únicos: patios con fuentes y esculturas, elegantes salones con zócalos de azulejos, portadas, techos de marquetería y paredes decoradas con yesería de estilo mudéjar. Definitivamente la Casa de Pilatos es uno de los lugares imprescindibles de Sevilla.

Otro hermoso palacio abierto al público, también en el centro histórico, es el Palacio de las Dueñas, perteneciente a la Casa de Alba. Parte del palacio sigue siendo residencia de los duques de Alba pero la visita permite conocer sus hermosos jardines y la mayoría de estancias de la planta baja ricamente decoradas y llenas de obras de arte. El famoso poeta Antonio Machado nació en esta casa en 1875.

Uno de los palacios más hermosos e imponentes de Sevilla es el Palacio de San Telmo, que en la actualidad es la sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. El palacio fue construido a finales del siglo XVII y a lo largo de su vida ha sido, además, residencia universitaria, palacio de los duques de Montpesier y Seminario Diocesano. Afortunadamente, desde hace algún tiempo es posible participar en las visitas guiadas que se realizan en el Palacio de San Telmo, previa reserva.

En la isla de la Cartuja se encuentra otro de los monumentos más importantes de Sevilla, que lleva siglos contemplando la ciudad, el antiguo Monasterio de Santa María de las Cuevas, también conocido simplemente como Monasterio de la Cartuja. Este edificio hace mucho que perdió su carácter religioso pero sigue atesorando una importante parte de la historia de Sevilla y de España.  Entre sus muros se alojaron personajes tan ilustres como Cristóbal Colón (mientras preparaba sus viajes de descubrimiento), el rey Felipe II o Santa Teresa de Jesús. El antiguo Monasterio fue el edificio más importante durante la Exposición Universal de Sevilla de 1992 y todavía pueden verse las antiguas chimeneas y salones de la época en que fue convertido en fábrica de loza. Durante la visita al monasterio no sólo se conoce el conjunto monumental sino también el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, que tiene allí su sede.

Otros lugares de interés histórico y cultural en Sevilla

La tradición religiosa está muy arraigada en el corazón de los sevillanos, no en vano la Semana Santa de Sevilla es la más grandiosa de toda España. Por este motivo son muchas las iglesias que se pueden visitar en la ciudad y que constituyen lugares de interés no sólo religioso, sino cultural.

Entre las más importantes, después de la Catedral, están por ejemplo la Basílica de la Macarena, que alberga un museo sobre la Semana Santa Sevillana; la iglesia de Santa María la Blanca, que fuera una antigua sinagoga del barrio judío; la iglesia del Salvador, construida sobre las bases de una antigua mezquita; la iglesia de la Caridad y su hospital anexo del mismo nombre que sigue asistiendo a los más necesitados; la iglesia de San Pedro o, la pequeña capilla de San José.

Una joya poco conocida por los turistas es el Palacio de la condesa de Lebrija o simplemente, Palacio de Lebrija, sin embargo es tan hermoso que vale la pena incluirlo en la lista de lugares para visitar en Sevilla. Esta casa palacio alberga una importante colección de obras de arte, antigüedades y esculturas griegas y romanas, pero destaca especialmente por los maravillosos mosaicos romanos que decoran el suelo de sus patios y galerías, procedentes de la antigua Itálica.

Otros edificios representativos de la ciudad de Sevilla y que dan testimonio de su antiguo esplendor arquitectónico son el Hospital de los Venerables, ahora convertido en Centro Cultural y la antigua Real Fábrica de Tabaco que hoy en día es la sede del rectorado de la Universidad de Sevilla y de algunas de sus facultades.

Mapa de ubicación

×